18/10/2021

Visita Grupo Yaiza

Domingo de tripi

Publicidad inicio noticia

El independentismo en su facción lisérgica salió ayer a la calle para «exigir» la independencia. No pasaban de 1.000. Entrañable. La mani de ayer, y la del día 1, cuando el secesionismo se conjuró para volver a realizar un referéndum de ruptura, se produjeron apenas 24 horas después de que en el Parlament ERC y Junts guardasen por un día sus facas en el fajín y votasen juntos para rechazar una resolución de la CUP en la que, ‘voilà’, se pedía precisamente otro referéndum. Pocas veces se han visto tan diáfanos los dos planos en los que discurre ahora el secesionismo: uno, el digamos institucional, amaga, dialoga, transacciona y hasta negocia presupuestos. En definitiva, hace lo que convenga para agotar

 la legislatura. Llámenlo neoautonomismo, llámenlo no sabemos ya qué «cony fer» para seguir viviendo de esto. Es un modo de vida.

En otro plano, hay un independentismo que sigue de tripi, apelando a mayorías inexistentes y soluciones milagreras, un ‘wishful thinking’ alimentado por esos globos de gas nitroso con que algunos le dan un toque de psicodelia a los macrobotellones de los últimos días.

Fueron los del tripi, para entendernos, los que ayer salieron a la calle, una manera como otra de pasar la mañana del domingo. La excusa, celebrar el cuarto aniversario del 3 de octubre. Ese día de 2017, tras el referéndum ilegal, se convocó un ‘paro de país’, huelga general ‘fake’ promovida por la Generalitat y secundada también por parte de la ciudadanía incómoda con el ‘ball de bastons’ de CNP y Guardia Civil. De aquella movilización nació otro de los mitos del secesionismo, el de una transversalidad que hasta motivó una plataforma, ‘Somos el 80%’, último episodio de la siempre asombrosa contabilidad recreativa del independentismo.

Como a veces sucede a quien abusa del LSD, distinguir entre realidad y viaje no es fácil, por que aquel 3 de octubre el ‘paro de país’ fue en realidad un día libre para funcionarios -a los que la Generalitat no descontó el día-, estudiantes y unos cuantos que dieron unas palmas al mediodía mientras bajaban a echar el cigarro. Para entendernos, en la Seat nadie paró. La diferencia entre un país que siguió currando y otro que ahora ya no puede disimular la bajona.

Publicidad fin noticia

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad despues de comentarios

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/activida/public_html/wp-includes/functions.php on line 5107