21/09/2021

Visita Grupo Yaiza

El calor asfixia a Europa

Publicidad inicio noticia

Si 2020 va a ser recordado sin lugar a duda por el inicio de la pandemia de la Covid-19, también ostentará el título de año más cálido. Así lo señala el Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S) de la UE, en su nuevo informe sobre el Estado del Clima Europeo 2020, y en el que se constata el incremento de los gases de efecto invernadero, la continua tendencia hacia el calentamiento global y el preocupante aumento de la temperatura en el Ártico, hasta 6ºC por encima de la media.

La temperatura anual de Europa fue la más elevada de la que se tiene constancia, al situarse al menos 0,4 °C por encima de las registradas en la última década. No obstante, precisa que en 2020, las olas de calor en Europa no fueron tan intensas ni duraderas como en los últimos años. Sin embargo, durante el verano, se produjeron episodios de temperaturas muy elevadas a nivel regional que dieron lugar a nuevos récords de temperatura, como ocurrió en la región escandinava en junio y en Europa occidental en agosto.

En 2020, las concentraciones mundiales de dióxido de carbono (CO2) y metano (CH4) siguieron aumentando. Los análisis preliminares indican que el primero aumentó a un ritmo ligeramente inferior al de los últimos años, mientras que el CH4 aumentó con mayor celeridad. El informe indica que estas variaciones responden a una combinación de efectos, entre los que se incluyen ligeras reducciones de las emisiones provocadas por el hombre durante los confinamientos derivados de la Covid-19 y el aumento de los flujos sobre las superficies terrestres asociados a las temperaturas cálidas y que afectan a las fuentes de CO2 y CH4.

Para Carlo Buontempo, director del Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S), «el informe sobre el Estado del Clima Europeo 2020 ofrece un análisis exhaustivo de los acontecimientos climáticos relevantes en Europa teniendo en cuenta múltiples indicadores climáticos y poniéndolos en perspectiva, también en el marco del contexto mundial. El análisis de la interacción de variables como la temperatura, el hielo marino, las precipitaciones, la descarga fluvial o la humedad del suelo evidencia la importancia de monitorizar todas las partes de nuestro sistema climático de cara a comprender los cambios en las tendencias climáticas, con la posibilidad de acceder a los datos originales. Resulta más importante que nunca que utilicemos la información disponible para actuar, mitigar y adaptarnos al cambio climático, así como para acelerar nuestros esfuerzos a fin de reducir los riesgos futuros».

En el Ártico en su conjunto, 2020 fue el segundo año más cálido del que se tiene constancia, y en la zona de Siberia fue el año más cálido con temperaturas que se situaron 4,3 °C por encima de la media y 1,8 °C por encima del récord anterior. El hielo marino se situó en mínimos históricos durante buena parte del verano y el otoño en los mares del Ártico adyacentes.

En febrero de 2020, una amplia zona de Europa se vio afectada por precipitaciones superiores a la media como consecuencia de varios episodios de lluvias intensas. A ello le siguió, en el noroeste de Europa, una de las primaveras más secas de los últimos 40 años, tanto en lo que respecta a la humedad del suelo como a las precipitaciones. Esta transición de condiciones húmedas a secas ejerció un efecto notable en todo el continente y provocó un cambio en la descarga fluvial, que pasó de cotas elevadas a reducidas en partes del noroeste de Europa, como sucedió en la cuenca del Rin. En Europa, la descarga fluvial media en abril y mayo fue la más reducida desde que se mantienen registros, que se remontan a 1991.

Desde la Comisión Europea, Matthias Petschke, puntualiza que «lograr una economía climáticamente neutra requiere la plena movilización de la sociedad, los Gobiernos y la industria. Al mismo tiempo, estos sectores requieren la mejor información disponible sobre los próximos efectos del cambio climático. El Pacto Verde Europeo tiene por objeto integrar la neutralidad climática en las políticas gubernamentales y convertir el reto climático en una oportunidad económica. Los datos, las herramientas y los productos de libre acceso que se ofrecen a través del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, incluido el informe sobre el Estado del Clima Europeo, constituyen una importante contribución para lograr estos objetivos».

Publicidad fin noticia

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad despues de comentarios

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/activida/public_html/wp-includes/functions.php on line 5107