09/05/2021

Visita Grupo Yaiza

El Rey destaca la independencia del Consejo de Estado como «órgano de auxilio y control del poder»

Don Felipe se dirige al Consejo de Estado, cuyo Salón de Plenos está presidido por un retrato de Carlos I
Publicidad inicio noticia

Don Felipe ha visitado este miércoles el Consejo de Estado con motivo de la presentación de la Memoria Anual de Actividades de 2020.

Desde su Proclamación en 2014, esta es su primera visita como Rey al máximo órgano consultivo del Gobierno de España, fundado en 1526 por Carlos I. En 1990 y 2000 lo visitó como Príncipe, tal y como ha recordado al inicio de un discurso en el que ha desgranado la importancia de esta institución que es «órgano de auxilio y control del poder».

«Se trata de una típica institución de Administración consultiva cuya intervención es a veces preceptiva y cuya opinión es solo, en contadas ocasiones, vinculante; pero siempre de una gran utilidad y de un extraordinario valor porque es una institución cuyos trabajos culminan en dictámenes que, como es propio de la jurisprudencia superior, configuran una doctrina legal que da seguridad jurídica a los ciudadanos y orientación a los gobernantes», ha recordado en un discurso que, debido a la situación sanitaria, solo se ha podido seguir por el canal de YouTube del Consejo de Estado.

En la
memoria de 2020 el Consejo de Estado
da cuenta de temas que tienen especial incidencia en las relaciones sociales. «Entre ellos destacan desde aspectos de la gestión de la pandemia —sobre la que el Consejo fue reiteradamente consultado— hasta la evaluación ex post de las normas».

El Gobierno, las Comunidades Autonómas, la Junta Electoral Central, el Banco Central, el Consejo de Seguridad Nuclear, etc… son algunos de los organismos que recurrieron al Consejo de Estado en 2020.

«Las Memorias -su elaboración y difusión- son, en definitiva, un fiable indicador de que el Consejo es, en efecto, un observador privilegiado del funcionamiento de nuestra Administración, y la sucesión de sus dictámenes termina generando una doctrina», defendió el Rey, quien estuvo acompañado por la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo.

En el Salón de Plenos, y ante la presidenta del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega, y el resto de consejeros, Felipe VI ha agradecido su «gran labor, de la máxima altura técnica e intelectual».

«El Consejo no decide nunca. Carece de lo que los clásicos denominaron potestad pero, por su independencia y competencia, tiene la autoridad que se corresponde con su alta función», subrayó.

El Consejo de Estado está contemplado en el artículo 107 de la Constitución Española y sus funciones y organización fueron desarrolladas por la LO 3/1980. Por tanto, cumplió el pasado año su 40º aniversario. Está formado por 29 miembros entre consejeros permanentes, natos y electivos.

El Rey recordó que el máximo órgano consultivo del Gobierno «ha contribuido fundamentalmente» y «perfeccionándolo» al Estado Social y Democrático de Derecho que es España: «Porque si algo debe reconocerse -y esta es una buena oportunidad para hacerlo- es precisamente su apoyo constante, velando por la observancia de la Constitución
especialmente de su artículo 9
– y del resto del Ordenamiento Jurídico, a los órganos de la Administración que deben tomar decisiones sobre los asuntos públicos».

También destacó la relevancia del Consejo de Estado dentro del actual Estado Autonómico: «Las Comunidades Autónomas, sin perjuicio de recurrir a este Consejo de Estado cuando lo consideran conveniente, han organizado una Administración consultiva en el ámbito de su propia competencia y territorio. De este modo, Consejos autonómicos y Consejo de Estado mantienen un diálogo constructivo que a todos concierne y conviene».

Por su parte, la presidenta Fernández de la Vega aseguró que el Consejo de Estado seguirá ejerciendo su labor de manera discreta «a pesar de la crispación que, desgraciadamente, caracteriza el momento actual en todo el mundo. La solidez de los muros centenarios del Consejo, Señor, simbolizan nuestra determinación de no permitir que nos ensordezca el ruido o se quiebre la calma y el sosiego necesarios para desarrollar la importante labor en defensa del ordenamiento jurídico y la Constitución».

Fernández De la Vega recordó que «el arte de negociar intereses comunes se ha deteriorado. Es importante cultivar la capacidad para dialogar y llegar a acuerdos en pro del interés general. Las democracias operan y pueden desplegar todas sus virtudes si hay colaboración y encuentro. Desde las instituciones debemos y tenemos la obligación de facilitar y llegar a compromisos en defensa e interés del bien común», dijo.

Don Felipe también quiso destacar la vinculación del Consejo de Estado –«que considero ‘casa propia’»– con la Corona desde los tiempos de su fundación, cuando «nace y evoluciona con ella»: «Desde la estructura de Gobierno por Consejos, propia del Antiguo Régimen y que Carlos I —cuyo retrato preside este Salón— culminó con un Consejo de Estado, pasando por el instaurado por las Cortes de Cádiz en los albores de nuestro constitucionalismo, hay que recordar que su evolución prosiguió hasta los orígenes de la moderna Administración, en el siglo XIX, con la creación del Consejo Real. Finalmente, el Consejo de Estado de nuestros días se configura, como señala el artículo 107 de la Constitución, en ‘Supremo Órgano Consultivo del Gobierno’».

Publicidad fin noticia

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad despues de comentarios

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/activida/public_html/wp-includes/functions.php on line 4757