21/09/2021

Visita Grupo Yaiza

La Comisión Europea propone que los automóviles nuevos a partir de 2035 sean solo cero emisiones

Publicidad inicio noticia

El fin de los motores de combustión está cerca. Los estándares de emisiones de CO2 más estrictos para vehículos acelerarán la transición a la
movilidad de cero emisiones
ya que se exige que las emisiones promedio de los automóviles nuevos se reduzcan en un 55% a partir de 2030 y un 100% a partir de 2035 en comparación con los niveles de 2021. Como resultado, y tal y como ha anunciado hoy, miércoles 14 de julio, la Comisión Europea tras adoptar un paquete de propuestas para «cumplir los objetivos acordados en la Ley climática europea y transformar fundamentalmente nuestra economía y nuestra sociedad para un futuro justo, verde y próspero», todos los automóviles nuevos registrados a partir de 2035 serán de cero emisiones.

A la par, para garantizar que los
conductores puedan cargar
o repostar sus vehículos en una red fiable en toda Europa, el Reglamento revisado de infraestructura de combustibles alternativos exigirá a los Estados miembros que amplíen la capacidad de carga en consonancia con las ventas de vehículos sin emisiones y que instalen puntos de carga y repostaje en intervalos regulares en las principales carreteras: cada 60 kilómetros para la carga eléctrica y cada 150 kilómetros para el repostaje de hidrógeno.

«La economía de combustibles fósiles ha llegado a sus límites. Queremos dejar a la próxima generación un planeta saludable, así como buenos empleos y un crecimiento que no dañe nuestra naturaleza. El Pacto Verde Europeo es nuestra estrategia de crecimiento que avanza hacia una economía descarbonizada. Europa fue el primer continente en declararse climáticamente neutral en 2050, y ahora somos los primeros en poner una hoja de ruta concreta sobre la mesa. Europa predica sobre las políticas climáticas a través de la innovación, la inversión y la compensación social», ha dicho la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Para conseguirlo se ha propuesto un nuevo ‘Fondo Social para el Clima’ para proporcionar financiación específica a los Estados miembros para ayudar a los ciudadanos a financiar inversiones en eficiencia energética, nuevos sistemas de calefacción y refrigeración y una movilidad más limpia. El Fondo Social para el Clima se financiaría con cargo al presupuesto de la UE, utilizando una cantidad equivalente al 25% de los ingresos previstos del comercio de emisiones de combustibles para la construcción y el transporte por carretera. Proporcionará 72.200 millones de euros de financiación a los Estados miembros, para el período 2025-2032, sobre la base de una modificación específica del marco financiero plurianual. Con una propuesta para aprovechar la financiación complementaria de los Estados miembros, el Fondo movilizaría 144.400 millones de euros para una transición socialmente justa.

Asimismo, las propuestas expuestas hoy, conectadas y complementarias, permitirán la necesaria aceleración de las reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero en la próxima década. Combinan: la aplicación del comercio de derechos de emisión a nuevos sectores y un endurecimiento del actual sistema de comercio de derechos de emisión de la UE; mayor uso de energía renovable; mayor eficiencia energética; un despliegue más rápido de los modos de transporte con bajas emisiones y la infraestructura y los combustibles para respaldarlos; una alineación de las políticas fiscales con los objetivos del Pacto Verde Europeo; medidas para prevenir fugas de carbono; y herramientas para preservar y hacer crecer nuestros sumideros de carbono naturales.

-El Sistema de Comercio de Emisiones de la UE (ETS) pone un precio al carbono y reduce el límite de las emisiones de ciertos sectores económicos cada año. Ha logrado reducir las emisiones de las industrias de generación de energía e intensivas en energía en un 42,8% en los últimos 16 años. Hoy, la Comisión propone reducir aún más el límite total de emisiones y aumentar su tasa anual de reducción. La Comisión también propone eliminar gradualmente los derechos de emisión gratuitos para la aviación y alinearcon el Plan global de compensación y reducción de carbono para la aviación internacional (CORSIA) e incluir las emisiones del transporte marítimo por primera vez en el RCDE UE. Para abordar la falta de reducción de emisiones en el transporte por carretera y los edificios, se establece un nuevo sistema de comercio de emisiones para la distribución de combustible para el transporte por carretera y los edificios. La Comisión también propone incrementar el tamaño de los Fondos de Innovación y Modernización.

-Para complementar el gasto sustancial en clima en el presupuesto de la UE, los Estados miembros deberían gastar la totalidad de sus ingresos por comercio de emisiones en proyectos relacionados con el clima y la energía. Una parte específica de los ingresos del nuevo sistema para el transporte por carretera y los edificios debería abordar el posible impacto social en los hogares vulnerables, las microempresas y los usuarios del transporte.

-El Reglamento de reparto del esfuerzo asigna objetivos reforzados de reducción de emisiones a cada Estado miembro para los edificios, el transporte por carretera y marítimo nacional, la agricultura, los residuos y las pequeñas industrias. Reconociendo los diferentes puntos de partida y capacidades de cada Estado miembro, estos objetivos se basan en su PIB per cápita, con ajustes realizados para tener en cuenta la rentabilidad.

-Los Estados miembros también comparten la responsabilidad de eliminar el carbono de la atmósfera, por lo que el Reglamento sobre uso de la tierra, silvicultura y agricultura establece un objetivo general de la UE para la eliminación de carbono por sumideros naturales, equivalente a 310 millones de toneladas de emisiones de CO2 para 2030. Los objetivos nacionales requerirán que los miembros Los estados deben cuidar y expandir sus sumideros de carbono para cumplir con este objetivo. Para 2035, la UE debería aspirar a alcanzar la neutralidad climática en los sectores del uso de la tierra, la silvicultura y la agricultura, incluidas también las emisiones agrícolas distintas de CO2, como las derivadas del uso de fertilizantes y la ganadería. La estrategia forestal de la UEtiene como objetivo mejorar la calidad, la cantidad y la resiliencia de los bosques de la UE. Apoya a los silvicultores y la bioeconomía basada en los bosques, al tiempo que mantiene la explotación y el uso de la biomasa sostenibles, preserva la biodiversidad y establece un plan para plantar tres mil millones de árboles en Europa para 2030.

-La producción y el uso de energía representan el 75% de las emisiones de la UE, por lo que acelerar la transición a un sistema energético más ecológico es fundamental. La Directiva sobre energías renovables establecerá un objetivo mayor de producir el 40% de nuestra energía a partir de fuentes renovables para 2030. Todos los Estados miembros contribuirán a este objetivo, y se proponen objetivos específicos para el uso de energías renovables en el transporte, la calefacción y la refrigeración, los edificios y la industria. . Para cumplir nuestros objetivos climáticos y medioambientales, se refuerzan los criterios de sostenibilidad para el uso de la bioenergía y los Estados miembros deben diseñar cualquier plan de apoyo a la bioenergía de forma que respete el principio de cascada de usos de la biomasa leñosa.

-Para reducir el uso general de energía, reducir las emisiones y abordar la pobreza energética, la Directiva sobre eficiencia energética establecerá un objetivo anual vinculante más ambicioso para reducir el uso de energía a nivel de la UE. Guiará cómo se establecen las contribuciones nacionales y casi duplicará la obligación anual de ahorro de energía para los Estados miembros. Se requerirá que el sector público renueve el 3% de sus edificios cada año para impulsar la ola de renovaciones, crear empleos y reducir el uso de energía y los costos para el contribuyente.

-Se requiere una combinación de medidas para abordar el aumento de las emisiones en el transporte por carretera para complementar el comercio de derechos de emisión. Los estándares de emisiones de CO2 más estrictos para automóviles y camionetas acelerarán la transición a la movilidad de cero emisiones al exigir que las emisiones promedio de los automóviles nuevos se reduzcan en un 55% a partir de 2030 y un 100% a partir de 2035 en comparación con los niveles de 2021. Como resultado, todos los automóviles nuevos registrados a partir de 2035 serán de cero emisiones. Para garantizar que los conductores son capaces de cargar o alimentar sus vehículos en una red confiable a través de Europa, el Combustibles alternos Infraestructura Reglamento revisado se exigirá a los Estados miembros para ampliar la capacidad de carga en línea con las ventas de automóviles de emisiones cero e instalar puntos de carga y repostaje a intervalos regulares en las principales carreteras: cada 60 kilómetros para la carga eléctrica y cada 150 kilómetros para el repostaje de hidrógeno.

-Los combustibles de aviación y marítimos causan una contaminación significativa y también requieren una acción específica para complementar el comercio de emisiones. El Reglamento de infraestructura de combustibles alternativos exige que las aeronaves y los barcos tengan acceso a un suministro de electricidad limpia en los principales puertos y aeropuertos . La iniciativa de aviación ReFuelEU obligará a los proveedores de combustible a combinar niveles cada vez mayores de combustibles de aviación sostenibles en el combustible para aviones que se embarque en los aeropuertos de la UE, incluidos los combustibles sintéticos bajos en carbono, conocidos como e-combustibles. Del mismo modo, la Iniciativa Marítima FuelEU estimulará la adopción de combustibles marítimos sostenibles y tecnologías de emisión cero al establecer un límite máximo en el contenido de gases de efecto invernadero de la energía utilizada por los barcos haciendo escala en puertos europeos.

-El sistema fiscal de los productos energéticos debe salvaguardar y mejorar el mercado único y apoyar la transición verde estableciendo los incentivos adecuados. Una revisión de la Directiva sobre fiscalidad energética propone alinear la fiscalidad de los productos energéticos con las políticas energéticas y climáticas de la UE , promoviendo tecnologías limpias y eliminando exenciones obsoletas y tipos reducidos que actualmente fomentan el uso de combustibles fósiles. Las nuevas normas tienen como objetivo reducir los efectos nocivos de la competencia fiscal sobre la energía, ayudando a garantizar que los Estados miembros obtengan ingresos de los impuestos ecológicos, que son menos perjudiciales para el crecimiento que los impuestos sobre el trabajo.

-Por último, un nuevo mecanismo de ajuste de las fronteras del carbono pondrá un precio al carbono en las importaciones de una selección específica de productos para garantizar que una acción climática ambiciosa en Europa no dé lugar a una ‘fuga de carbono’. Esto garantizará que las reducciones de emisiones europeas contribuyan a una disminución global de las emisiones , en lugar de impulsar la producción intensiva en carbono fuera de Europa. También tiene como objetivo alentar a la industria fuera de la UE y a nuestros socios internacionales a tomar medidas en la misma dirección.

Publicidad fin noticia

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad despues de comentarios

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/activida/public_html/wp-includes/functions.php on line 5107