18/10/2021

Visita Grupo Yaiza

Llaman al boicot contra la sala Caracol por acoger «un concierto neonazi»

Marduk
Publicidad inicio noticia

En las redes sociales se está difundiendo una llamada al boicot contra la sala Caracol, a la que se acusa de acoger un concierto neonazi el próximo 9 de noviembre, en el que actuarán las bandas suecas Marduk y Valkyrja, además de los holandeses Doodswens.

«Cabe destacar que dicho evento se celebrará tan sólo dos días antes de que se cumplen catorce años del asesinato de Carlos Palomino a manos de un neonazi», arranca el comunicado, que pasa a describir al protagonista del cartel. «Marduk es una banda sueca de black metal de ideología nacional socialista. En sus canciones y cartelería son constantes las referencias al bando nazi alemán durante la Segunda Guerra Mundial. En 1999 publicaron su

 sexto álbum al cual denominaron ‘Panzer División Marduk’, en honor a la división militar acorazada de combate de la Alemania nazi. En 2015 sacaron a la venta su decimotercer disco titulado ‘Frontschwein’, nombre que hace alusión al apodo que recibió el mariscal de campo alemán Otto Moritz WalterModel. En ‘Viktoria’, su último disco, podemos encontrar una canción llamada ‘Werwolf’, la cual hace referencia al plan nazi ideado en 1944 para la creación de una fuerza irregular que ayudara a la Wehrmacht en la defensa de Alemania. Las carátulas de sus discos ‘Iron drawn’, ‘Here’s no peace’ y ‘Warschau’ contienen imágenes de los tanques alemanes nazis. Por otro lado, sus canciones ‘The blond beast’ y ‘The hangman of Prague’ están dedicadas a la memoria de Reinhard Heydrich, oficial alemán de alto rango de las SS y principal impulsores Holocausto. El fundador y guitarrista de Marduk, Morgan ‘Evil’ Håkansson, dirige el negocio de la banda a través de la compañía ‘Wolfsschanze’ que lleva el nombre del búnker de Adolf Hitler. Además, en diferentes entrevistas varios de sus componentes han hecho declaraciones antisemitas, islamófobas, racistas y en defensa de la supremacía blanca». Los convocantes no citan dichas declaraciones.

El comunicado termina llamando al boicot a la sala Caracol, asegurando que «hay líneas que nunca se deben cruzar» y que «no todo vale con tal de sacar beneficio económico». Sin embargo, hay que recordar que son muchos los grupos de metal extremo que utilizan en su canciones hechos y acontecimientos del pasado como temas líricos, no como alegatos, por muy descarnada que sea su alusión a los mismos. De hecho, tras una polémica similar en 2018, que acabó en la cancelación de un concierto en el Oakland Metro Operahouse en Estados Unidos por parte de la policía para evitar un disturbio, Håkansson respondió rotundamente «no» a la pregunta de si se identificaba con la ideología nazi, en una entrevista con el blog Insivible Orange. «Si cantas sobre algo de la forma en que sucedió y escribes de manera objetiva al respecto, ¿cuál es el problema? Si miras History Channel o si ves una película, nadie iría tras el productor y le preguntaría: ‘¿Apoyas eso?’ No, hice una película. Ha sido exagerado. No quiero cantar sobre cisnes blancos nadando en un lago o lo que sea. No estoy deprimido, eso no me sirve. Realmente disfruto escribiendo bandas sonoras de sucesos específicos porque es para mí es algo natural. Ni siquiera me siento a pensar en lo que no puedo o puedo escribir. Para mí, se trata solo de reflejar una historia en la música». El músico, nieto de un soldado en el ejército alemán en la década de 1940, tiene un vínculo afectivo personal con aquellos acontecimientos, «pero no con el Tercer Reich», aclaró. «Para mí, es como un tema más de nuestras letras como todo lo que hemos hecho. También hicimos un álbum conceptual sobre Vlad el Empalador, y a nadie le importó. Mató a muchos turcos en su día. Es parte de la historia».

No es la primera vez que la sala del número dieciocho de la calle Bernardino Obregón se enfrenta a una polémica de este tipo. Fue en diciembre de 2019, cuando se celebró el ‘Midgardian Fest con los grupos Iberian Wolf y Brigada Totenkopf. En aquella ocasión, los dueños de la sala aseguraron que se dieron cuenta de que el concierto era de extrema derecha cuando minutos previos a la apertura, agentes de la Policía Nacional entraron y preguntaron por el evento anunciado y comprobaron que no coincidía la información que les habían proporcionado los organizadores, contra los cuales anunciaron medidas legales. «La Policía nos informa que efectivamente por el público que llegaba al local se trataba de un evento de extrema derecha y que recomendaban seguir adelante con el mismo, ya que ellos mismos no se consideran aptos para ofrecer la protección y seguridad para que pudiéramos cancelar el evento», dijo la administración de Caracol en un comunicado, que no obstante anunció que seguirían adelante con la actuación. «Visto el margen de reacción y apoyo nulo para cancelar el evento, nos vimos obligados a realizar el concierto».

Publicidad fin noticia

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad despues de comentarios

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/activida/public_html/wp-includes/functions.php on line 5107