23/01/2022

Visita Grupo Yaiza

Tres plantas de interior para acabar con el moho y la humedad en casa

Una begonia maculata.
Publicidad inicio noticia

La humedad puede darse en una vivienda cuando el ambiente es propicio para ello -en zonas costeras o que tengan río- y también si el hogar tiene problemas de ventilación y aislamiento. Si esto sucediere, puede aparecer moho en el hogar. El moho es un hongo, en específico un microorganismo, formado por un conjunto de micelios que se manifiestan de múltiples maneras, según la especie (hay más de 100.000 diferentes), y en distintos colores como el rojo, el negro, el verde y el gris.

Otro efecto de la humedad es el pececillo de planta, un insecto que trae consigo más problemas, como ácaros o la aparición de nuevos insectos. Así puedes acabar con ellos.

Para evitar que el moho se expanda y se convierta en un auténtico problema en tu hogar, y también suponga un problema para tu salud, existen plantas que pueden ayudar a limitar o evitar la aparición de este hongo.

Empieza con una pequeña aparición pero puede acabar abarcando una gran superficie en tu casa. El moho puede causar graves problemas de salud como asma, alergias, irritación, inflamación, problemas respiratorios y erupciones. Y, para evitar o remediar el problema, una posible solución es colocar plantas que puedan captar la humedad y reducir el moho de las paredes.

Su lugar ideal para captar la humedad es el baño. Es una planta perenne tupida y suave que se desarrolla entre 25 y 7 grados centígrados. Es recomendable que le de la luz filtrada, no directa, por eso es mejor colocarla detrás de una ventana.

Apta para todos los sitios de tu casa. Es una planta perenne que no acaba de soportar el frío y las heladas, prefiere las temperaturas constantes no demasiado frías. Es muy colorida y le puede aportar vida a la casa.

Perfecta para absorber toda la humedad del hogar. De fácil mantenimiento para los más descuidados, convive perfectamente con la humedad y la luz reflejada.

Las esporas del moho inhaladas o ingeridas pueden provocar efectos muy adversos sobre la salud, sobre todo de las edades más vulnerables como los bebés y ancianos o los grupos de personas con asma y alergias, con cáncer que están recibiendo un tratamiento de quimioterapia o quienes han recibido un trasplante de órgano, y en definitiva, todas aquellas que por la razón que sea tienen el sistema inmunológico debilitado.

¿Qué consecuencias podemos tener si nos exponemos al moho? Los síntomas más claros son la fatiga crónica, fiebre o dolor de cabeza, ojos irritados, mucosas de la boca, nariz y garganta irritados, estornudos y tos crónica y erupciones cutáneas. Pero, en casos extremos de exposición podemos encontrarnos con náuseas, vómitos y sangrado en pulmones y nariz.

Publicidad fin noticia

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad despues de comentarios

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/activida/public_html/wp-includes/functions.php on line 5107